El camino de la esperanza

Mª del Mar Fernández Prieto

 (Vivencia de una fisioterapeuta)

En la siguiente semana, Iker me reconocía que había sido mejor que la anterior, sin que por ello no hubiera tenido algunos dolores en piernas y espalda. La diferencia es que esta vez sí siguió el tratamiento recomendado por su médico.

En cuanto al ánimo, cada día que pasaba intentaba ser más optimista y la verdad es que lo iba consiguiendo, aunque de vez en cuando le venían a su mente esas ideas tan funestas de soledad, desesperanza, las cuales intentaba rechazar desde lo más profundo de su corazón.

Estas palabras de Iker también me animaban a mí, sobre todo para seguir guiándole por el mismo camino, mezclando el apoyo de mis masajes con mis comentarios para reflexionar, sin ninguna intención de jugar a ser psicóloga, cada profesional con lo suyo.

Al finalizar esa sesión, me dijo algo que me llegó al alma:

- Luar, hace poco que vengo a verte, pero no puedes imaginarte cuánto me estás ayudando. El otro día me fui de aquí pensando e intentando contestar a esas preguntas que me hiciste, algo que he ido haciendo poco a poco durante los días posteriores. Después de hablar mucho y escuchar a Pablo más aún, con el añadido de alguna que otra conversación con mi madre -a la que tenía un poco olvidada- he llegado a la conclusión de que les importo, de que me quieren ...

Mª del Mar Fernández Prieto

 
2017  Club Escritores Per Se  | Asociación PHIEL | Psicólogos SEVILLA