El primero de los cien y Últimos días

El primero de los cien (fragmento)

¿Y mañana qué?, pues eso, mañana tendré cien años y dos días, como dicen en los juzgados. ¿Qué si tengo miedo a la muerte? Ni más ni menos que cuando tomé conciencia de que algún día tendríamos que irnos de este mundo.
Puede que al leer esto pueda parecer una vieja tonta, engreída o poco consciente de la edad que tengo. No es así. Mis huesos, mis ojos, mis oídos y otras tantas partes de mi cuerpo me recuerdan cada día, incluso cada hora, que ya no soy una adolescente. Pero esto no implica que deba estar pensando sobre si será mañana, pasado o la semana que viene. Nunca me ha gustado traicionar a nadie y menos a mí misma. Si a estas alturas de mi vida cambiara mi filosofía sobre la muerte, me estaría traicionando, estaría haciendo lo que mi vecino me preguntó hace unos días.

Últimos días (fragmento)

Vuelvo la vista atrás y no me puedo creer cuánto he vivido. ¡Qué vida más rica he tenido! Bueno, y tengo... ¡Ni que me fuera a morir mañana!
“Morir”, menuda palabra, tan temida y evitada desde que nacemos, como si pronunciarla nos acercara más a ella, como si la llamásemos para que viniera a recogernos.
Desde muy pequeña tuve que convivir con la muerte, seguro que es algo que ya sabéis si es que habéis leído mi historia hasta aquí.
Es posible que por eso no me dé miedo. Es más, yo siempre digo que aquí está para cuando quiera venir a por mí. Total, por mucho que me empeñe, cuando le apetezca apartarme de este mundo físico no tendrá más que acercarse, cogerme y llevarme con ella.

Manuel Salgado Fernández

 

 

2017  Club Escritores Per Se  | Asociación PHIEL | Psicólogos SEVILLA