Este absurdo sofá

Antonio J. Fernández Amuedo

Fragmento del Relato

Ahora, que ando cerca de cumplir los 81 años, a los que jamás se acercaron, ni de lejos, mis aspiraciones de vida, en las que basé mi existir, anteponiendo la preocupación a la ocupación y, por tanto, dejando de disfrutar cada segundo como si, efectivamente, no volviera jamás. Ahora, creo que soy feliz… porque ando seguro de saber hacer comprender a mi nieto, desde los primeros momentos de su existencia, que no debe desperdiciar nada de lo que la vida le regale, que debe respirar y masticar cada momento, sabiendo que no habrá otro igual y, sobre todo, hacer felices a los que le rodean, siendo feliz él mismo. Porque, por mucho que nos empeñemos en complicar el futuro, es el instante presente el único que se vive. No hay futuro, sólo existe el presente, y hay que aprender a disfrutarlo, como yo lo hago ahora, empeñado en -ahora sí- verle crecer, y que él vea crecer a su abuelo, más allá de esta absurda silla de ruedas en la quedé postrado hace 365 días.

Antonio J. Fernández Amuedo

 
2017  Club Escritores Per Se  | Asociación PHIEL | Psicólogos SEVILLA