La verbena de la vida

Club Escritores Per Se

Fragmento del Relato

Tengo que decir que me costó muchísimo superar la muerte de mi madre, tanto, que había quién me decía que nunca lo superaría. Mi madre y yo teníamos un vínculo muy especial, éramos más que una hija y una madre. Ella era el Sol de mis días y la Luna de mis sueños. Nada ni nadie podía aliviarme. Ni salir me entretenía.

Tenía el corazón vacío; como un puzle en el que ninguna de sus piezas encajan porque falta la más importante, la central, la raíz. Desde que ella se fue me siento sola, desprotegida; seguir adelante no tiene razón de vivir.

No solo se fue mi madre, mi amiga, mi compañera de vida. Se fue también mi alma gemela, la única persona que sabía interpretar mi idioma de miradas, mis gestos, y la única que me ofreció su inmenso amor. Es lo que más echo de menos, sentir como ella me quería, completa, querida y amada hasta el infinito; palabras que cobraban sentido solo con ella, porque todo con ella iba más allá, más allá de esta sociedad, más allá del mundo.

Ella sabía llegar donde nadie había llegado.

Vanessa Becerra Álvarez

 
2017  Club Escritores Per Se  | Asociación PHIEL | Psicólogos SEVILLA