Viaje a nirvana

Consolación Rodríguez Matute

Fragmento del Relato

Nunca me había visto en una situación similar. Un paciente se me estaba muriendo, él mismo lo intuía, quería descansar para siempre y me pedía que le contase un cuento para que su marcha fuera agradable. Estaba confusa. No sabía que debía atender primero: una situación médica que se me escapaba de las manos y de la que estaba segura no iba a solucionar, debido a lo avanzado de su enfermedad, o el deseo de un niño que no quería pasar sus últimos minutos solo.

Mi instinto decidió por mí. Me quedaría a su lado, con su mano entre las mías contándole el ultimo cuento de su vida. Nos miramos a los ojos y nos entendimos. En ese momento me vino a la cabeza mi viaje a la India, y la historia que le contaban a los que iban a morirse. Me estremecí. Nunca me hubiera imaginado que llegaría a contársela a alguien, y menos a un niño de diez años.

-“Había una vez un pueblo muy lejano y muy bonito que se llamaba Nirvana. Se encontraba rodeado de verdes montañas y muchos árboles cargados de la flor del almendro. Un pequeño río, con muchos peces de colores hacía de ese lugar una auténtica maravilla.”

Consolación Rodríguez Matute

 
2017  Club Escritores Per Se  | Asociación PHIEL | Psicólogos SEVILLA